Agua cuajando en el techo

Copyright-JesusPinarte

¿Qué pasaría si un día abres la llave del lavamanos y el agua fluye hacia arriba?

No, no digamos que fluye, sino flota. Sube flotando con una textura de gelatina a medio cuajar y va llenando el techo como si se tratara de la masa de una torta ocupando un molde que se meterá al horno más tarde: se agolpa, se esparce, cubre los rincones y deja una que otra arruga en la superficie. Entonces cierras la llave del lavamanos. Claro, después de pegar un grito, tal vez un “¡Oh!”, o un “¡ah”, o un “¿Qué?”, o quizá un insulto porque en esta parte de la tierra la gente es más dada a expresar todo con insultos.

Y cuando cierras la llave, ¡Plach!

Toda el agua cae del techo y te lava de pies a cabeza, quiero decir. Tu pelo –si lo tienes– chorrea gotas a velocidad de lluvia. Tus gafas (supongamos que las tienes porque ahora casi todo el mundo las tiene y quienes no, se ponen algunas de vez en cuando para lucir más atractivos, felices o interesantes), tus gafas, decía, se empañan como el espejo durante un baño de agua caliente. Tiritas y sueltas un torrente de aire diciendo una tremulosa y larga U.

Uh-uh-uh-uhhhhh…..

Entonces sería un frío, largo y tremuloso ¡Plach!

Tus dientes chochan en automático, justo detrás de los labios, no más atrás. Tienes la ropa más pegada que la misma piel y tu piel es una cinta de montañas microscópicas que distribuyen el frío por todas partes, desde los oídos hasta los huesos.

¿Qué harías?

¿Reirías? ¿Gritarías? ¿Saldrías corriendo?

Lo dejo a tu imaginación.

Copyright-JesusPinarte
Agua Cuajando en el techo. Por: Jesúspinarte

El imaginador escritor

Gabopineda-1Soy Gabopineda. De niño me gustaba imaginar: era común verme caminar con la mirada perdida, hablando solo y agitando las manos como evidencia de que sostenía una acalorada discusión con un interlocutor invisible. Desde entonces quedé atrapado en un nido de quimeras.  Las historias que imaginé nunca se cumplieron. Pero mi error no fue fantasear sino nunca haber dejado rastro de ello. Este blog pretende corregirlo y, por supuesto, ayudarme a seguir imaginando.

El ilustrador

JesusPinarteSoy JesúsPinarte. Sé un poquito de varias cosas, pero no mucho de alguna en específico. Me gusta aprender cosas nuevas cuando tengo la oportunidad. También, el cine, escribir canciones, dibujar y opinar.

 

Anuncios

Autor: Gabopineda

Soy Gabopineda. De niño me gustaba imaginar: era común verme caminar con la mirada perdida, hablando solo y agitando las manos como evidencia de que sostenía una acalorada discusión con un interlocutor invisible. Desde entonces quedé atrapado en un nido de quimeras. Las historias que imaginé nunca se cumplieron. Pero mi error no fue fantasear sino nunca haber dejado rastro de ello. Este blog pretende corregirlo y, por supuesto, ayudarme a seguir imaginando.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.