Tour de Francia 17: lluvia, caídas y Kittel en la etapa 2

Tour de France 2017 - 02/07/2017 - Etape 2 - Düsseldorf / Liège (203,5 km) - Belgique - Marcel KITTEL (QUICK - STEP FLOORS) © ASO/Thomas MAHEUX

Empieza la primera semana del Tour de Francia con largueros de etapas que recorren kilómetros interminablemente planos: 203, para hoy; 212, mañana; 207, el martes. Unas cuantas subidas de entre 1 y 2 kilómetros rompen el aburrimiento. Luego hay que entretenerse con el pestañeo, el desayuno, una llamada telefónica, las conversaciones por WhatsApp y los peligros que suponen las lluvias que caen sobre la caravana de ciclistas.

Cinco horas de pedaleo son suficientes para romper la concentración. Así, la carrera no es solo un desgaste físico, sino mental. Y en el camino de Düsseldorf a Lieja, por el que los equipos de sprinters arriaron al pelotón a 50 kilómetros por hora, mientras los fugados se exprimían los músculos tratando de marchar a la misma velocidad, la concentración se rompió a 30 kilómetros de meta, en una curva lavada, adornada con un separador vial. Cayeron los Katusha, Atapuma –el de siempre–, Bardet y medio AG2R, tres Sky y Cristopher Froome que, cual dibujo animado, quedó sentando sobre el andén y se raspó las nalgas.

La carrera, sin embargo, todavía no estaba lanzada y el lote podía esperar. ‘¿Qué más da?’, dirían los Sprinters. ‘De todas maneras, faltando 20 kilómetros pegaremos un acelerón de 60 a 70 kilómetros por hora, borraremos la fuga y disputaremos la llegada en el kilómetro final’. Ni Contandor ni Nairo apostaron por la venganza de lo que padecieron en Tours anteriores, cuando el grupo metía velocidad, mientras ellos sufrían caídas bajo la lluvia.

De modo que el lote se reagrupó, devoró la fuga en los tres kilómetros finales y lanzó el embalaje tradicional de las primeras etapas. Fue uno de esos días en que el ciclismo es sencillo: pedalean 200, agrupados en equipos de a nueve, y si las llegadas son planas, vence el Quick Step, ya sea con Boonem, con Gaviria o con Kittel.

Este último, Kittel, fue el vencedor de hoy. El alemán levantó los brazos unos metros antes, mientras todos lo miraban levantando los ojos, dirigiendo el manillar y abriendo la boca. Misión cumplida para este alemán, quien venía al Tour a demostrar que el mejor velocista del mundo es él y no otro; a disipar las dudas de por qué Fernando Gaviria no está en las etapas francesas: porque su jefe de filas todavía vence con apenas unas pedaladas y unos milisegundos de esfuerzo.

Mañana reacomodará la general, gracias a una subida final de 1,5 kilómetros. Una llegada ideal para Valverde, que se marchó; aunque también resulta buena para Gilbert, Chaves o el ‘Fabuloso Greg Van Avermaet’.

Foto: Tour de France 2017 – 02/07/2017 – Etape 2 – Düsseldorf / Liège (203,5 km) – Belgique – Marcel KITTEL (QUICK – STEP FLOORS) © ASO/Thomas MAHEUX
Anuncios

Autor: Gabopineda

Soy Gabopineda. De niño me gustaba imaginar: era común verme caminar con la mirada perdida, hablando solo y agitando las manos como evidencia de que sostenía una acalorada discusión con un interlocutor invisible. Desde entonces quedé atrapado en un nido de quimeras. Las historias que imaginé nunca se cumplieron. Pero mi error no fue fantasear sino nunca haber dejado rastro de ello. Este blog pretende corregirlo y, por supuesto, ayudarme a seguir imaginando.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.