El chico que sube a Patios

Iba torciendo por la curva que lleva a la recta de las lápidas cuando sentí una punzada en el costado derecho y otra en la hendidura del hombro contrario, a tres dedos del cuello. Respiré lento. Continuar leyendo «El chico que sube a Patios»

Anuncios

El efecto Netflix sobre la agenda mediática

Los hábitos de los consumidores de televisión están cambiando de forma evidente. Al respecto, diría que es posible evidenciar cuatro efectos en el comportamiento de las audiencias, las cuales, de hecho, dudo que podamos seguir llamando de esa manera.

Hace unos cinco años, cuando todavía formaba parte del equipo de redactores de la revista P&M, pensaba que los servicios de video por demanda, como Netflix, iban a cambiar nuestros hábitos de consumo de televisión o de productos audiovisuales.

Hoy la afirmación puede sonar obvia pero en ese momento la entrada de ese tipo de servicios todavía era incipiente y la agenda mediática seguía ejerciendo su influencia de modo que los televidentes se programaban para estar frente al televisor a la hora precisa en se emitía ‘Yo Me Llamo’ o ‘Grey’s Anatomy’, dependiendo de sus preferencias. Corría el año 2011.

El cambio más importante que imaginaba en ese momento, precisamente tenía que ver con la desaparición de las agendas. Pensaba que con la televisión por demanda y los sistemas de grabación, los usuarios dejarían de ver programas en vivo, organizarían sus horarios según su estilo de vida y no con respecto a las parrillas mediáticas y, finalmente, se saltarían la publicidad, lo cual traería efectos –en ese momento la palabra que pensaba era ‘devastadores’– en las finanzas de los medios.

¿Qué tanto de esto se ha cumplido cinco años después?

Las series se consumen como libros

Quien ha leído un libro de ficción atrapante, sabe que lo más probable es no dejar de leerlo hasta terminarlo. Tanto así que las buenas historias policiacas, por ejemplo, pueden leerse en una sola noche si el lector tiene el tiempo y el insomnio adecuados. Este efecto, que hasta ahora era exclusivo de la literatura, se ha trasladado a los contenidos audiovisuales.

Hasta hace una década los televidentes debían esperar la emisión del capítulo siguiente, cuando se trataba de una serie de estreno, y muchas veces debían sufrir (y aguantarse) la decepción de ver un capítulo de relleno que servía para alargar la ficción. Un factor, de hecho, común en las telenovelas colombianas.

Esto supone un reto para los productores de contenidos más que para los usuarios porque el consumidor está más predispuesto a abandonar la ficción aburrida y lenta.

Cuando el contenido es envolvente el usuario puede dedicar tardes, días y hasta fines de semanas enteros para ver un capítulo tras otro, en el caso más extremo, sin pararse de la cama.

Adiós a la agenda mediática

Netflix fue la marca responsable de fomentar este tipo de comportamiento, basándose en los datos recolectados a través de los portales de contenidos audiovisuales piratas. Una vez descubrió que los seguidores de un programa de televisión gastaban horas en servidores como Cuevana o MegaUpload (hoy desaparecidos), implementó la estrategia de cargar una temporada completa de las series de su producción en el día de la fecha de estreno, para que fuera el usuario quien decidiera su propia agenda.

 Better Call Saul, Orange is the New Black, The Ranch, DareDevil, Jessica Jones y más de una decena de series han seguido la línea que trazó House of Cards en ese sentido. Pero lo más importante de este hecho es que la forma en que publicó sus contenidos le trasladó el poder al usuario y se lo quitó a los anunciantes. En el streaming, el dinero lo pone el usuario, no la publicidad.

No por ahora.

Televisión por aplicaciones

Suscripción a TV por aplicaciones en el mundo
Suscriptores de TV por modalidad en el mundo. Fuente: Nielsen

Las grandes cadenas de televisión, sin embargo, todavía actúan con cautela con respecto a estos hábitos. Al fin y al cabo, la agenda es lo que las ha llevado a donde están y tampoco pueden tirar toda la publicidad por la ventana.

Suscripciones a TV por modalidad en Estados Unidos
Suscripciones a TV por modalidad en Estados Unidos. Fuente: Nielsen

En Estados Unidos, la respuesta de CBS, NBC, Freeform, ABC, A&E y HBO, entre otras, fue lanzar sus propios servicios de consumo por demanda a través de aplicaciones a las cuales se accede desde el navegador de un computador o por medio de dispositivos como Apple TV, Roku, Chrome Cast, entre otros.

La diferencia es que, primero, no se atreven a publicar toda una temporada en sus aplicaciones. Por el contrario, estas funcionan como un repositorio de contenido para que el televidente tenga los episodios disponibles durante un periodo de 30 días después de haber sido emitidos en televisión. Es decir, la señal en vivo sigue teniendo prioridad. El usuario paga un precio por tener acceso a la aplicación y el servicio de streaming también tienen cortes de publicidad, aunque de menos tiempo que los emitidos por la señal corriente.

Usuario independiente de los medios

Los usuarios, sin embargo, ya han demostrado que prefieren esperar al día siguiente para ver su serie favorita a través de un servicio de streaming que no irrumpa con su estilo de vida, antes que detener su interacción social para irse a casa a ver un programa de televisión.

Un estudio de Nielsen, de hecho, demostró que el 65% de los aficionados a los contenidos audiovisuales (digamos, todo el mundo) incluyen en su rutina diaria el consumo de series, novelas o películas a través de servicios digitales (el estudio se puede ver aquí). Y exceptuando los ‘reality shows’ la audiencia de los programas de televisión se componen en un 30% de usuarios conectados a través de aplicaciones (los detalles está acá).

Estas cifras marcan el camino de lo que va a ser el comportamiento de las audiencias en un futuro no muy remoto. Ya sabemos que en esta época los cambios o las oleadas sociales suceden más rápido que en los siglos pre-digitales, así que la televisión o los contenidos audiovisuales deben hacerse hueco ahora guiados por la calidad, el gusto del usuario, la cantidad de puntos de giro y de personajes atrapantes, antes que por una decisión de horarios y de arrastre de audiencias.

Audiencia de TV por tipo de aplicación. Fuente: Nielsen
Audiencia de TV por tipo de aplicación.
Fuente: Nielsen

Game Of Thrones es una muestra de ello. Los fanáticos de la serie, por ejemplo, casi nunca se refieren al horario de emisión cuando hablan de ella, sino sobre lo sucedido en cada capítulo y las predicciones sobre el siguiente.

La televisión todavía está por cambiar.

El analista

Gabopineda-1Soy Gabopineda. Otra de mis aficiones es analizar las tendencias sociales y de comunicación. Sobre todo las de comunicación masiva. Los medios y las plataformas digitales también hacen parte del mundo de la ficción y ayudan a tejer la ficción en la que vivimos.

El Hombre Sonriente

Un vaso humeante de café cayó sobre la mesa trayendo el recuerdo de un hombre, de su sonrisa barbuda e imborrable. Continuar leyendo «El Hombre Sonriente»

Noche con demonios del Caribe

Buziraco es el dios que habita en algunas laderas de las ciudades colombianas. Pero su influencia se ve reflejada en dos capitales. En Cali, donde en su honor construyeron un monumento, las tres cruces, para evitar su presencia, y en Cartagena, donde algunos palenqueros lo siguen adorando en el cerro de la Popa. Continuar leyendo «Noche con demonios del Caribe»

Asesinas en el techo

palomas en el techo BogotáEl cadáver de la paloma tendido sobre el filo de la acera (la cabeza semi-desprendida, dejando ver parte de la columna vertebral del animal; el ala rota; la sangre vertida por la acera y chorreando hasta el pavimento) mostraba la crueldad de la batalla que se libra en los techos de las casas republicanas del centro. Unos metros más adelante -en la misma cuadra de la carrera cuarta, justo antes de llegar a la puerta de salida de la biblioteca- yacían otros. Un par, desmembrados por el impacto que supuso la caída desde el entejado; otros dos, simplemente inertes, como si hubieran fallecido por asfixia o a causa de un golpe contundente en alguna parte sensible del cuerpo. Continuar leyendo «Asesinas en el techo»

Los sastres del Emperador

Emperor_Clothes_01
Farabutto corrió los pasadores que inmovilizaban los pedales y el eje del telar y luego ató el peine de la máquina al travesaño superior para asegurarlo completamente, antes de subirlo al coche. Wihelm estaba delante, dándole de comer a Paquino, su caballo,  la última zanahoria que les quedaba. Continuar leyendo «Los sastres del Emperador»

El alto de la línea: un viaje sin tiempo

Paseando al perroEn este país – donde los ladrones de celulares son liberados de las estaciones de policía por falta de pruebas y los campesinos son perseguidos por usar semillas naturales – hay más sorpresas, entre decepciones y buenaventuras, que en un espectáculo de magia. Y podría decirse que se trata de hechos maravillosos en sí mismos, como la transformación de un viaje de una hora en uno de seis. Continuar leyendo «El alto de la línea: un viaje sin tiempo»

¿Por qué me tengo que aguantar al telonero?

El Cuarteto de Nos en Bogotá presentando su disco «Porfiado»

El Cuarteto de Nos se debía presentar a las 8:00 p.m., según lo que se había comunicado en la programación del evento. Era la primera vez que esta agrupación uruguaya de Rock en español se presentaba como Show Central en Bogotá y lo hacía en las instalaciones del Teatro Vinacure de la Avenidad Caracas con Calle 63. Sin embargo, la banda salió al escenario mucho más tarde de lo esperado, cuando los asistentes estaban cansados de esperar. De ahí que empezaron a rechazar a los teloneros. Les gritaban arengas para que salieran de escena y, cada vez que había un silencio entre canción y canción, gritaban “¡Cuarteto de Nos!”.

¿Por qué se daba este irrespeto hacia los artistas? ¿Qué estaba provocando esta reacción de rechazo hacia los teloneros? ¿Acaso nadie estaba preparado para  ver un grupo de músicos invitado antes de la presentación de la banda uruguaya? En un sector del público emergió una conclusión: “es que la gente no respeta. Hay que darles la oportunidad…”.

Aparte de que el artista, por novato que sea, merece respeto, vale la pena considerar los aspectos que llevaron a la desesperación del público: las puertas se abrieron dos horas después de lo anunciado, la prueba de sonido tardó demasiado y, además, se presentaron dos teloneros en lugar de uno. Si a esto sumamos que el concierto se programó un lunes festivo y que todos los asistentes empezaban a preocuparse por sus obligaciones del día siguiente, la molestia del público es entendible.

Y no contaron con suerte: el primer grupo, que dijo llamarse, “Los malditos animales blancos”, no era de la mejor calidad. Las letras apenas tenían sentido (al menos, en cuanto a las palabras que se les entendían) y  el vocalista – que al tiempo tocaba la batería – parecía desacompasado. No cautivó al público.

El segundo grupo, Llave de Fuego, en realidad tenía buenos montajes y una propuesta interesante, pero contó con un público cansado por el miedo a trasnochas y no fue bien recibido. Aun así, se defendió en el escenario, aunque con una presentación demasiado larga para el ambiente que se había formado.

Andrés Gualdrón y los animales blancos se define como un «grupo experimental». Más detalles en : http://goo.gl/xsKB9

Cuando una parte del público empezó a gritar “¡Cuarteto de Nos, Cuarteto de Nos!” el Bajista de Llave de Fuego respondió: “Muchas gracias a este público. Y a los payasos, nos vemos afuera y nos entramos a coñazos…”.  Tampoco fue una salida decorosa.

Un Cover de la canción «El Gran Barón» de Willie Colón fue la sorpresa de Línea de Fuego para presentar a El Cuarteto de Nos. Más información en: http://www.myspace.com/llavedefuego

En suma, la logística del concierto calentó los ánimos para que los artistas invitados no fueran bien recibidos. También es evidente que no hubo una preselección de la primera banda que se presentó o, por el contrario, se incluyó a última hora.

Que se incluyan artistas o agrupaciones nuevas es bueno porque les permite darse a conocer y porque el público también tiene la oportunidad de “probar” cosas nuevas. Pero Vale la pena que los asistentes estén enterados y que los horarios se respeten para evitar malos comentarios. Y, por supuesto, ya es hora de que los asistentes nos empecemos a comportar mejor. Sobre todo cuando Bogotá está recibiendo más artistas por año que en cualquier otro año de su historia.

Las personas llegaron desde las 3:00 p.m. La apertura de puertas, programada a las 5:00 p.m., se efectuó a las 7:00 p.m.