Vibraciones

El mug de café dio uno, dos, tres saltos milimétricos y la mesa empezó a tiritar a ciento veintiocho vibraciones por segundo. Tres gotas saltaron y dibujaron gusanos marrones sobre las páginas del libro de Diana. “¡Otra vez el vecino”, pensó. Continuar leyendo «Vibraciones»

Anuncios