Etapa 4: el día en que Sagan perdió la cabeza

6:30 a.m. del primer día hábil de vacaciones para Caro que, como de costumbre, despierta antes de salga el sol. El cronista despega los párpados cada 5, cada 10 y cada 15 minutos. A las siete ya se ha despertado por la fuerza de una pasión que muchos encuentran inexplicable: ver cada segundo de la transmisión del Tour de Francia. Es la etapa cuatro, de 207,5 kilómetros, con la que el pelotón por fin entra de lleno en Francia, pues andaba deambulando por Alemania y los países bajos. Continuar leyendo «Etapa 4: el día en que Sagan perdió la cabeza»

Anuncios