La adicción al conflicto

Adicción al conflicto

Cedritos. Calle 140. Centro Comercial La Puerta del Sol. En la entrada de un local comercial un hombre choca con otro por distracción. Cada uno avanza con la mirada fija en cualquier detalle, menos en el camino por el que circula. Tras el choque, se insultan. “¿Qué no ve por dónde camina? – Viejo ciego”, dice uno. “¡Respete a los mayores! – Idiota”, responde el otro. Los argumentos se tornan más acalorados. Una vez en la acera, el primero lanza un puño y el otro saca de su bolsillo un gas que estalla e impregna todo el centro comercial con un hedor lacrimógeno. En el restaurante peruano – donde yo almuerzo – el olor de la salsa huancaína se disuelve en el aroma fétido del conflicto que viene desde fuera. Continuar leyendo «La adicción al conflicto»

Anuncios